"Por su única, verdadera e irrenunciable independencia..."
 

El 4 de febrero de 1962 quedó aprobada la Segunda Declaración de La Habana, que reafirmó nuestra dignidad como nación libre, independiente y soberana y proclamó la proyección y vocación latinoamericanista de la Revolución.

 

 

 

 

¡Hasta la victoria siempre comandante...!

¡Todos somos Fidel!

(entrar)