16 de abril 1961, El Comandante en Jefe Fidel Castro proclama el carácter socialista de la Revolución en el sepelio de las víctimas de los bombardeos perpetrados el día anterior contra los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba.
Durante aquella jornada de dolor y gloria, la multitud congregada frente al cementerio de Colón patentiza, con los fusiles en alto, su decisión de defender la patria.

 

 

 

 

 

 

 

"...Lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es que estemos aquí y que hayamos hecho una revolución socialista en las propias narices del imperio, y esa revolución socialista la defenderemos con esos fusiles..."

 

 

 

 

 

 

 

¡Hasta la victoria siempre comandante...!

¡Todos somos Fidel!

 

(entrar)