¡Libertad a los 5 héroes, Rompamos  el silencio, que el mundo conozca la verdad !

COMITÉS DE DEFENSA DE LA REVOLUCIÓN (CDR)

Los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) constituyeron desde su creación, la respuesta enérgica del pueblo cubano al terrorismo de estado desatado por el gobierno de Estados Unidos, la CIA y el Pentágono contra Cuba.

Fundados por el entonces Primer Ministro Fidel Castro, en acto público frente al antiguo Palacio Presidencial (actual Museo de la Revolución) la noche del 28 de septiembre de 1960, los CDR surgieron como un sistema de vigilancia popular frente a ataques terroristas.

Aquel día, Fidel Castro, que regresó al país, tras un histórico discurso en la sede de la Organización de Naciones Unidas, explicaba a casi un millón de personas congregadas en el Palacio su estancia en Nueva York.

En medio del discurso del Primer Ministro, se escuchó una explosión, luego otra y otras más, pero el pueblo allí congregado respondió con vivas a la Revolución, a su líder y entonando las notas del Himno Nacional.

"Vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva, apuntó Fidel Castro, y añadió, están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo y no saben la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo".

Esa misma noche, al terminar el discurso del líder guerrillero, nacían los primeros CDR, sui géneris organización que solo seis meses después desarticularía a los elementos que pretendían servir de quinta columna a la brigada mercenaria derrotada en Playa Girón.

Y con su activo papel frente a los planes de los que quieren hacer volver atrás las conquistas revolucionarias, más su entusiasmo, iniciativa, voluntad, altruismo, solidaridad, humanismo y combatividad, esa institución se convirtió en la más pujante organización de masas del pueblo de Cuba.

 

En la actualidad, esa colectividad, organizada por cuadras, zonas, municipios, provincias y nación, reúne en sus 133 mil núcleos a casi ocho millones de ciudadanos cubanos mayores de 14 años de edad, sin distinguir sexo, raza o religión.

Además de movilizar a todo el pueblo en las tareas de defensa de su Revolución y las conquistas del Socialismo, los CDR tuvieron como objetivos, entre otros, la participación en la Campaña Nacional de Alfabetización y la realización de vacunaciones contra la poliomielitis y otras enfermedades.

Hoy día, la participación de esta fuerza es decisiva para erradicar vectores transmisores de enfermedades, recoger materias primas, así como limpiar y embellecer barrios, escuelas y locales sociales.

Otras acciones son la atención a la niñez y los ancianos, la realización de trabajos voluntarios y su labor en los procesos electorales del Poder Popular.

Una noble y humana misión que cumplen los cederistas, son las donaciones voluntarias de sangre, las cuales ascienden a más de medio millón anuales.

O sea, gracias a la labor comunitaria de los CDR, Cuba alcanza un promedio de una donación de sangre por cada 19 habitantes, cota superior a la meta de la Organización Mundial de la Salud de una por cada 20 personas para países desarrollados y una cada 200 en naciones del Tercer Mundo.

Igualmente, en el sistema de la defensa civil, que evacua durante el paso de ciclones por la Isla a millones de personas, el CDR es un elemento vital en la salvaguarda de la población cubana.

Tras el paso de huracanes, la movilización popular para resarcir rápidamente los daños de esos destructivos fenómenos atmosféricos, deja sentir la enorme fortaleza de los CDR.

Fuerza que estalla en alegría cuando cada víspera de un 28 de septiembre los cubanos brindan por el éxito de su Revolución.

 

TOMADO DE: http://www.vanguardia.co.cu/