¡Libertad a los 5 héroes, Rompamos  el silencio, que el mundo conozca la verdad !

 

 

Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos   ( I.C.A.P.)

    El Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos es una organización social constituida oficialmente el 30 de diciembre de 1960.

Desde su fundación tiene su sede central en la mansión ubicada en la calle 17, número 301, edificada entre los años 1910 y 1925 y que perteneció a Manuel Carvajal, Marqués de Avilés, un noble con descendencia criolla.

El ICAP fue constituido con el objetivo de promover y canalizar, con proyección universal, las relaciones de solidaridad que desde sus inicios suscitó la Revolución Cubana en todos los confines del mundo y así viabilizar el interés de múltiples grupos representativos de los sectores populares y progresistas de todo el mundo de visitar la isla y conocer desde dentro las transformaciones sociales, económicas y políticas que realizaba la naciente Revolución, asediada desde entonces por la política hostil del gobierno de los Estados Unidos.

El Instituto tiene delegaciones en el municipio especial Isla de la Juventud y en todas las provincias del país, con la excepción de La Habana y Ciudad de la Habana, atendidas directamente por el Organismo Central.

Desde esta estructura el ICAP presta el más decidido apoyo a todas aquellas personas, grupos e instituciones que alzan sus voces solidarias para condenar incondicionalmente el genocida bloqueo impuesto a Cuba por el gobierno estadounidense y respetan el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos.

Organiza, de conjunto con el Movimiento Mundial de Solidaridad con Cuba, las Brigadas Internacionales de Trabajo Voluntario que llegan a Cuba prácticamente desde todo el mundo y son acogidas en el Campamento Internacional Julio Antonio Mella sito en Caimito, a 40 kilómetros de la capital.

En la actualidad se incrementan las posibilidades de que nuestros amigos puedan conocer la realidad cubana a través del turismo sociopolítico en programas que organiza la Agencia de Viajes  AMISTUR.

En los últimos años el ICAP ha asumido la recepción de la solidaridad material que, como consecuencia de la solidaridad política, practican los amigos de Cuba.

También el ICAP participa en la atención a miles de becarios extranjeros de países del Tercer Mundo que han cursado y cursan estudios en nuestros país.

El ICAP, por tanto, no es solamente el vehículo para hacer llegar a nuestro pueblo la solidaridad mundial, sino también, como todo el pueblo cubano, tiene el orgullo y la satisfacción de practicarla, bajo el principio de que la solidaridad no sólo beneficia a quien la recibe, sino también, ennoblece a quien la ejerce.