¡Fin al Bloqueo Politico, Comercial y Financiero de EE.UU. contra Cuba!

 

 

JULIO ANTONIO MELLA: ETERNO REVOLUCIONARIO


Aparece inscrito en el Registro Civil como Nicanor McPartland. En su niñez visitó varias veces a Nueva Orleáns (Estados Unidos) en compañía de su madre. Hizo la primera enseñanza en varios colegios católicos en la capital. En la Academia Newton fue alumno del poeta mexicano Salvador Díaz Mirón. Con el propósito de estudiar la carrera militar viajó a México alrededor de 1920. Regresa de inmediato a Cuba. Obtiene el título de Bachiller en el Instituto de Segunda Enseñanza de Pinar del Río (1921). Ese mismo año matricula Derecho y Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana.

Sus primeros trabajos periodísticos aparecieron en la revista universitaria Alma Mater (1922-1923), de la que fue administrador. En enero de 1923 es líder de la lucha estudiantil por la reforma universitaria. Funda la Federación de Estudiantes Universitarios. En octubre de 1923 organiza y dirige el Primer Congreso Nacional de Estudiantes, y en noviembre inaugura la Universidad Popular “José Martí”, con el propósito de impartir instrucción política y académica a los trabajadores y de vincular la Universidad “con las necesidades de los oprimidos”.

Fue director y redactor de Juventud (1923-1925), fundador de la Liga Anticlerical (1924) y de la sección cubana de la Liga Anti-imperialista de las Américas (1925). Funda el Instituto Politécnico "Ariel" junto con Alfonso Bernal del Riesgo en 1925. Es el primer secretario de organización que tiene el Partido Comunista de Cuba y uno de sus fundadores (1925).

Fue expulsado de la Universidad de la Habana. Detenido, se declara en huelga de hambre. El Comité Pro-libertad de Mella inicia una campaña para liberarlo, la presión nacional e internacional se hace sentir, y se le libera el 23 de diciembre de 1925. A principios de 1926 embarca rumbo a Honduras.

En México se vincula al movimiento revolucionario continental e internacional. Colabora en los periódicos Cuba Libre, El Libertador, Tren Blindado, El Machete y Boletín del Torcedor (este último de La Habana). Pronuncia conferencias, publica críticas sobre el muralismo mexicano.

En febrero de 1927 asiste al Congreso Mundial contra la opresión colonial y el imperialismo, celebrado en Bruselas. Participa en la Liga Campesina Nacional de México. Sostuvo una polémica con Víctor Raúl Haya de la Torre, sobre la significación política del APRA.

De Bruselas viaja a Moscú, donde participa en el Congreso de la Internacional Sindical Roja. Miembro del Comité Central del Partido Comunista de México, lucha por la reforma agraria, por la nacionalización del petróleo y en las huelgas de los mineros. Funda varias organizaciones antimperialistas, estudiantiles y campesinas. Con Leonardo Fernández Sánchez y Alejandro Barreiro organiza la Asociación de los Nuevos Emigrados Revolucionarios Cubanos, ANERC (1927).

Entre los trabajos que dejó inéditos se encuentra "Hacia dónde va Cuba". Utilizó los seudónimos Cuauhtémoc Zapata, Kim (El Machete), y Lord McPartland.

Cuando el 10 de enero de 1929 cayó abatido por las balas de asesinos a sueldo del dictador cubano Gerardo Machado, exclamó ¡ Muero por la Revolución!

El crimen conmovió al mundo. Durante varios días hubo manifestaciones de protesta ante las embajadas yanquis de distintos países.

Así calificaron el hecho los comunistas mexicanos: “Los asesinos alquilados fueron solamente instrumentos del gobierno cubano, títere de Wall Street.”

El Comité Central del Partido Comunista de Estados Unidos declaró: “El; asesinato de Mella por agentes del gobierno de Machado, es parte del terrorismo sostenido por la dictadura de Machado, bajo el control de los americanos y, particularmente contra los comunistas.

“El imperialismo de Estados Unidos, ansioso de explotar a los trabajadores de América Latina, ha asesinado a otro de sus líderes. Los asesinos de Mella se han inspirado en la misma fuente que lo hacen los linchadores de negros en Estados Unidos.”

Las manifestaciones de repudio abarcaron a diferentes ciudades y estados mexicanos. El entierro del líder comunista cubano fue una verdadera manifestación de duelo popular. La última imagen, sin vida, de Julio Antonio, en la flor de su juventud, fue captada por el lente de Tina Modotti, quien retrató también su máquina de escribir donde quedó su último artículo sin terminar.

 

MAS INFORMACIÓN

 

FUENTE: CUBALITERARIA.COM  - PERIÓDICO TRABAJADORES.