¡Libertad a los 5 héroes, Rompamos  el silencio, que el mundo conozca la verdad !

 

Ley de Ajuste Cubano

                      
                La llamada "Ley de Ajuste Cubano", promulgada en 1966 -en plena Guerra      Fría- con la intención manifiesta de incentivar la salida ilegal de cubanos de la Isla con destino a Estados Unidos, se ha convertido en la práctica en un instrumento de provocación que en la actualidad afecta la normalización de las relaciones migratorias entre Cuba y Washington.
   A pesar de que ambos gobiernos han manifestado en distintas ocasiones que el tratado migratorio firmado entre Washington y La Habana tiene el propósito de desalentar las entradas ilegales en Estados Unidos por parte de cubanos, la vigencia de esta legislación que les otorga la permanencia legal en territorio norteamericano a los nacionales cubanos que toquen tierra, constituye en la práctica el mejor atractivo para aquellos irresponsables que en busca de una "vida más cómoda" arriesgan no solo sus vidas, sino lo que es peor, arrastran en la aventura suicida a mujeres y niños, que en mucho de los casos en vez de una mejor vida, encuentran una muerte segura en las profundidades del mar.
 
¿A QUIÉNES BENEFICIA LA TAL LEY DE AJUSTE CUBANO?
 
   No es ciertamente al gobierno de Estados Unidos ni al pueblo norteamericano. Por el contrario.
   Si lo que se desea por ese país es que los extranjeros que entran a Estados Unidos sean personas que cumplan los requisitos morales de lo que se han dado en llamar "Inmigración deseable" en la inmensa mayoría los que escogen el camino de la salida ilegal por mar son precisamente aquellos cubanos que han sido rechazados por la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana por ser considerados como
inaceptables de acuerdo con los requisitos establecidos por el Departamento de Inmigración estadounidense.
   Si Washington ha establecido una cuota de 20 mil inmigrantes legales cubanos por año, ¿qué razón puede haber para que una persona que tenga las calificaciones para viajar legalmente, rechace esa oportunidad para salir clandestino de Cuba con todo el riesgo que ello conlleva?
   La respuesta es obvia. Los que se lanzan al mar lo hacen porque saben perfectamente que no tienen las calificaciones para obtener una visa norteamericana. ¿Es ese el tipo de persona -muchos de ellos delincuentes comunes- que quiere el pueblo de Estados Unidos como nuevos residentes?
   ¡Absolutamente no!
   En toda la historia que se ha tejido sobre "las balsas y los balseros" que llegan a las costas de la Florida hay más mito y engaño que realidad. Lo cierto es que todo el que conoce de navegación y está familiarizado con las corrientes marinas que circundan a Cuba, sabe que de la costa norte de la Isla difícilmente se llega a la Florida en una balsa.
   Solo una embarcación propulsada por motor o vela tiene fuerza suficiente para sobremontar la corriente marina del gran Canal Viejo de Bahamas. Una balsa o un pequeño bote sin motor o velas, es arrastrado por las aguas a la Corriente del Golfo de México, en caso de que la embarcación gire hacia el Oeste. Si por el contrario gira hacia el Este, entonces es llevada muy al norte, es decir, a la inmensidad del océano Atlántico.
   Tanto en un caso como en otro, la muerte es lo más seguro. Solo hay posibilidades de salvación si un barco se encuentra por pura suerte con los desesperados navegantes. Tan remota es esta posibilidad como sacarse una lotería sin billete.
   Para decir la verdad: detrás de los que llegan están los contrabandistas de seres humanos. Son los traficantes del mar que han encontrado este negocio tan lucrativo, como antes muchos de ellos lo habían tenido por esas mismas aguas con el contrabando de drogas.
   El mar que rodea a Cuba -la historia nos enseña- ha sido siempre un mar de piratas.
   El negocio del contrabando de cubanos no es nuevo. No hace muchos años, para decir con más precisión, antes del derribo de las avionetas de los llamados "Hermanos al Rescate", los contrabandistas que salían de Cuba dejaban su contrabando humano en un cayo de Las Bahamas. Preferentemente Cayo Guinche o Cayo Lobo, situados al norte del puerto villareño de Caibarién.
   Era entonces cuando los Hermanos del Aire, que posiblemente tenían información de la salida ilegal, le notificaban por radio a los guardacostas americanos, el lugar en que se encontraban los "supuestos náufragos". Según estos después decían, habían perdido sus balsas o su maltrecha embarcación debido a la furia del mar embravecido. Los guardacostas norteamericanos los rescataban, y llegaban sanos y salvos a tierras de la Florida. ¡Ya eran todos unos bravos exiliados políticos!.
   Después las cosas cambiaron. Ahora los contrabandistas salen de los cayos de la Florida y tocan un punto de la costa cubana donde embarcan a los supuestos balseros en una operación lucrativa que va desde cinco mil a 10 mil dólares por persona.
   Las balsas de goma vienen en la popa de la embarcación de los contrabandistas de manera que los contrabandeados son montados en las balsas cuando ya están cerca de las playas floridanas. Todo parece muy heroico y dramático, cuando en realidad no es otra cosa que una farsa vergonzosa. Están violando leyes cubanas y norteamericanas.
   En realidad, los que perecen en las aguas embravecidas son los incautos, los que creyendo las falsas historias de los "balseros" que llegan a Estados Unidos, se lanzan a la aventura sin tener contrato ni contacto alguno con los piratas del mar.
   La llamada "Ley de Ajuste Cubano" debe ser derogada cuanto antes por el gobierno de Estados Unidos. Mantenerla vigente incita a la aventura loca de los ignorantes y sirve de instrumento perfecto a los contrabandistas inescrupulosos que, violando las leyes de Inmigración de Estados Unidos, hacen de su negocio pirata una operación más lucrativa y con menos riesgo que el contrabando de drogas.
   La Ley de Ajuste Cubano es mas bien una Ley de Ajuste de Cuentas. Es la cuenta vieja que Washington le paso a Cuba en 1966 y que ahora se ha convertido en un boomerang que a quien más le pega es al propio gobierno y pueblo de Estados Unidos.
 
Por MAX LESNIK , periodista cubano residente en Miami
(Servicio Exclusivo de Prensa Latina)
fuente: www.cubasocialista.com/ajuste.htm