¡Libertad a los 5 héroes, Rompamos  el silencio, que el mundo conozca la verdad !

 

 

Hasta siempre, Comandante eterno de los pueblos!


Por: Iliana García Giraldino


La noticia fue fulminante. Recorrió el mundo enraizando una estela de dolor inconmensurable que estará por siempre en la memoria histórica de la Humanidad, donde vivirá el Comandante eterno, el Comandante Bolivariano. La esperanza ardiente en el mundo entero de que pudiese vencer en esta batalla contra el cáncer, quedó paralizada en el minuto de su muerte, la que no podrá ganar jamás la batalla al amor que derrochó el querido Hugo Chávez, al amor que sembró y al amor que ha recibido y recibirá de los pueblos.


Ha muerto y no ha muerto. Es imposible que mueran sus ideas, su ejemplo de valor y de fe, el coraje que lo caracterizó siempre, su pensamiento integracionista, su solidaridad con los desposeídos, con los excluidos. Merece un lugar de honor en el Olimpo de los Héroes, donde iluminará la ruta de la soberanía, la dignidad y el patriotismo.


Llora Venezuela. Llora América Latina y el Caribe. Lloran los hombres buenos del mundo. En Cuba el impacto ha sido indescriptible. Chávez era –y es – también de Cuba, de la Isla que tanto amó, de la que se sentía parte, como el pueblo lo sentía suyo. Chávez era uno más en Cuba. Le hablaba a los cubanos con la simpatía y el desenfado de un hermano mayor.


Su imagen junto a la de Fidel, ambos sonrientes, es un símbolo para el pueblo cubano. En aquella foto, y otras tantas similares, que conocemos, se resume el sentir de Cuba. Cuando abrazaba a Fidel y a Raúl, nos abrazaba a todos en la Isla.


Cuba y Venezuela, sufren este cruel momento unidas, solidarias. Hasta los confines de Venezuela tienen que percibirse los sentimientos más tristes, inconsolables, de los cubanos. Como hermanos, tenemos que afrontar este dolor. Como hermanos seguiremos adelante, fieles a las ideas de Chávez, del Chávez de la Revolución Bolivariana, del ALBA, de PETROCARIBE, de la CELAC, de las misiones populares en la salud, la educación, el deporte, la cultura. Vivirá en los niños y mujeres que salvó con los planes sanitarios, en la población redimida de su amada Venezuela.


Como cantaba Alí Primera, "No dejaremos que cierren la linda puerta que siempre ha estado abierta a la vida".
Unidad, Unidad, Unidad, fue el legado del Comandante Presidente en su convocatoria a continuar, pasara lo que pasara, la Revolución Bolivariana, y seguir construyendo el Socialismo.


No puedo imaginarme a Chávez inmóvil. Seguirá diciendo sus discursos, citando apasionado textos de Bolívar y versos de Martí, hablando con el pueblo, cargando a los niños, sonriendo a la vida, respondiendo enérgico a quien osara amenazar a la Patria, desafiante ante el imperio, amoroso con su familia, estrechando en abrazo de hermano a Fidel y a Raúl, recorriendo la sabana con su inagotable esperanza, entonando canciones de Alí Primera, quien en su Canción para Bolívar expresaba:
… quien sabe si alguna vez te ven sobre una estrella, con papagayos de luz iluminando selvas, sobre las plantas mojadas brillando tu esencia, con tu caballo guerrero galopando cerca de mí con tu espada libertaria cerca de mí con tu grito de batalla… Estás cerca de todos, querido Comandante, guiando a los pueblos desde una estrella.